EL AYUNTAMIENTO ABOGA POR LA GRATUIDAD DE LA ENSEÑANZA EN 1883