Etiqueta: ARBITRIOS

FABRICACIÓN Y VENTA DE JABÓN EN ARJONILLA EN EL SIGLO XVIII

Una reclamación de un arjonillero en el siglo XVIII nos ha permitido saber que en esa época se fabricaba jabón en Arjonilla y que era vendido fuera del pueblo, se trataba de jabón duro y la población usaba jabón blando que ellos mismos fabricaban en sus casas. Hemos tenido noticia de ello a través de la reclamación presentada por Baltasar Francisco Sotelo que reclamaba no tener que pagar la renta  de millones. Esta renta de millones era un impuesto que tenía como objetivo la recaudación por parte de la Corona de un buen número de millones de maravedís con los que hacer frente a los gastos de la Corte.

Según la publicación que se edita a continuación, había que pagar 4 maravedís por cada libra de jabón, como participación en los 24 millones de maravedís comprometidos de hacer llegar al Rey, algo de lo que quería librarse muestro paisano Baltasar Francisco de Sotelo pero la Contaduría general le respondió que le correspondía a él hacer frente a ese arbitrio,

  Baltasar Francisco Sotelo nació en Arjonilla, siendo bautizado el 1 de febrero de 1676 y se casó también en Arjonilla el 19 de enero de 1700 con Baltasara de Ortega y Serrano. Fue Alcalde de la Santa Hermandad por los nobles en Andújar en 1712 y 1722. Noble en Úbeda en 1709 y 1710. Alcalde por los Nobles en Arjonilla en 1715. Hijodalgo en 1744. Cofrade de Jesús Nazareno en 1714.

ARBITRIO MUNICIPAL SOBRE BEBIDAS ALCOHÓLICAS EN 1959

Hoy vamos a recordar los antiguos arbitrios municipales que eran las tasas o impuestos que cobraba el Ayuntamiento por la entrada al pueblo de productos de consumo. Yo los recuerdo perfectamente ya que mi padre como autónomo y almacenista de bebidas, tenía que proceder al pago del arbitrio correspondiente cunado traía al pueblo artículos para su venta posterior.

Como ejemplo, publicamos en esta ocasión el arbitrio pagado el 2 de marzo de 1959 por la entrada en el pueblo de 190 litros de cerveza por los que mi padre tuvo que pagar 19 pesetas, es decir, 10 céntimos por cada litro, que sería el impuesto fijado en las Ordenanzas Municipales para este tipo de bebida.

Estas tasas tuvieron vigencia hasta la década de los 60. Recuerdo como en muchas ocasiones cuando nos encontrábamos descargando la cerveza en el almacén familiar, llegaba hasta allí uno de los que entonces conocíamos como “guindillas”, empleados municipales encargados del cobro de los arbitrios, como eran Matías Peña Delgado y Juan Gómez Relaño, para proceder al cobro de la tasa correspondiente. Estos guardias municipales o guindillas, no tenían fielato, lugar donde llevar a cabo la vigilancia de la entrada en el pueblo de los productos sujetos a arbitrio municipal, sino que estaban durante el día, paseando por el pueblo, en misión de vigilancia para observar la entrada al pueblo de estos productos.

© Copyright 2017 | Sitemap | Política de cookies

| Diseñado por Sergio Padilla |