En el repaso que hicimos por Santa Cecilia sobre los directores de banda de música de Arjonilla, nos quedó por hacer referencia a Antonio Varea Rincón (abuelo paterno de mi mujer) y lo vamos a hacer en esta ocasión.
     Antonio Varea Rincón fue funcionario municipal (auxiliar administrativo) y tenía la música como gran afición. Durante muchos años fue el organista de la iglesia parroquial y director del coro. También realizó algunas composiciones de las que vamos a recordar las que hizo para dar música a algunos textos de la novena de San Roque.
     Se publican tres partituras escritas por él, tomadas del libro “San Roque. Patrón de Arjonilla”, de Ildefonso Rueda Jándula. La  primera con música de Francisco Barrios Buendía, que también fuera director de la banda municipal de música y la letra tomada de la Novena a San Roque escrita en 1855 por un devoto arjonillero. Esta primera corresponde a la copla “Roque, varón singular”, cuya letra es la siguiente:
 
           Roque, varón singular
           de Jesucristo escogido,
           muéstrate compadecido,
           del que implora tu piedad.
           De padres de anciana edad,
           Juan y Liberia naciste,
          – y al momento, al mundo diste,
           presagios de santidad. (bis)
 
 
 
         
          La segunda partitura nos muestra la música que hizo él para una copla del segundo día de la Novena.
 

        

      Y la tercera partitura es también una composición suya para una copla del tercer día de novena.
 



       


 
       También le puso Antonio Varea música a otros cantos de la novena a San Roque con letra de don Luis Ramírez Olivares, con quién le unía una buena amistad, algo que comprobaremos más adelante. Entre ellos “De tu pobreza queremos” y “Roque, patrono querido”.
     La siguiente imagen nos muestra la portada de un ejemplar de la Novena antes citada, escrita en mayo1855, en una edición de 1941 realizada en la Imprenta San José de Andújar.
 
 

 
     Y también dirigió una banda de música creada por iniciativa suya. Fue a principios de los años 20 y coincidiendo con la banda de Morales, siendo alcalde Ángel Hernández Martos. Fueron alumnos suyos, músicos de la talla de Antonio Díaz (“Sanantón padre”) y sus propios hijos, Matías, Antonio y Pedro. Me cuenta su hija Pilar, que para comprar los instrumentos para la banda de música tuvo que vender un olivar. Posteriormente los vendería al Ayuntamiento ya que el 29 de marzo de 1924 dirige un escrito al Ayuntamiento acogiéndose al bando publicado el 16 de febrero anterior Boletín Oficial nº 35 del 26 de febrero, relativo a reclamaciones de los acreedores del Ayuntamiento, solicitando el pago de 785 pesetas de los instrumentos musicales vendidos al propio Ayuntamiento en mayo anterior para la formación de la Banda Municipal según factura que acompaña. Los instrumentos afirma que se encontraban en poder de Manuel Chica. El Consistorio acordó se le abonase dicho importe.
     Insertamos a continuación una fotografía de Antonio Varea Rincón que está tomada en el patio de luz de la actual Casa Municipal de Cultura, colegio en el momento en que está tomada. Su hija Pilar cree que esta es la fotografía que le hizo D. Luis Ramírez Olivares y que este gran hijo de Arjonilla le envió desde Granada según la carta que ella custodia de su padre en la que don Luis le escribe a Antonio Varea enviándole tres ejemplares de la fotografía que le había realizado durante una estancia en el pueblo, una para él, otra para su hija Clara y la tercera para su hijo Matías, según deseos del remitente.

 
 
 
     Finalmente se incluyen sendas imágenes que nos muestran esta carta antes citada remitida desde Granada en enero de 1953 con membrete de don Luis Ramírez en el que indica además de su condición de presbítero, su relación con el Seminario Menor granadino.