El conocimiento de nuevos censos de población de Arjonilla me ha llevado a la elaboración de la siguiente tabla referida a los siglos XVI y XVII.

Hay que recordar que en esas fechas los censos se hacían con motivo de controlar el pago de impuestos y se hacían por vecinos, es decir, se contaba una sola persona por unidad familiar. Por tanto el número de habitantes es diferente al expresado como vecinos y para obtenerlo habría que multiplicar por 4 ó 5, no obteniendo nunca la cifra exacta de habitantes sino sólo una aproximación.

Recordamos que los vecinos pecheros eran los que tenían impuestos, diferenciándolos de los que tenían el privilegio de no tener que hacerlo.

El de 1587 corresponde a un censo del arzobispado en el que figura el número de casas que sería equivalente más o menos al de vecinos.

Llama la atención el censo de 1694 en el que Arjonilla con respecto al censo de 1646 (48 años), pierde más de las tres cuartas partes del número de vecinos, pasando de los 677 a 166. Cierto es que este descenso es generalizado en los pueblos limítrofes pero en mucho menor cuantía: Martos pierde el 16%, Torredonjimeno el 14 % y Arjona el 25 %. La principal causa de ello pueden ser las sucesivas  epidemias de la peste.