Esta tarde hemos visto como se leía la “Crónica de Arjonilla” desde Altoona (Pensilvania-EEUU).