La mayor expresión de devoción a nuestra Virgen de las Batallas creo que se encuentra en que los arjonilleros acuden a ella solicitando su protección en numerosas ocasiones, realizando promesas que a veces se ven materializadas en regalos (joyas), en caso de cumplimiento de lo pedido, aunque esta costumbre ya no suele producirse con la frecuencia de tiempos pasados. También con menor asiduidad se lleva a cabo el depósito ante la Virgen de ex votos que son colocados en una bolsa que pende de la saya de la Virgen bajo el manto. La mayoría de estos ex votos son fotografías, que son del tipo de los denominados narrativos, ya que la imagen representa lo pedido. En tiempos de la existencia del servicio militar, sobre todo para los que marchaban a África, las madres colocaban fotografías implorando su protección. Después llegaron los años en los que los arjonilleros ingresaban en la Guardia Civil y sus familiares colocaban sus fotografías también en solicitud protectora. Además de éstas peticiones se realizan otras con diferentes rogativas.

Las siguientes imágenes, tomadas con los beneplácitos correspondientes, nos muestran la colocación de esta bolsa sobre la saya de la imagen de Ntra. Sra. de las Batallas y en las dos últimas mostramos lo que contiene en su interior, en lo que se ha tenido el cuidado de mantener el anonimato de lo que contiene ya que al depositarlos no se dejan a la vista de los demás.