Hoy festividad de San Cristóbal, patrón de los conductores, en Arjonilla se mantiene una tradición iniciada en los años 50. Mi padre escribió un resumen de lo que él recordaba de los inicios de la devoción en Arjonilla a San Cristóbal por un grupo de conductores, que daría lugar a la creación de la Hermandad de San Cristóbal que aún perdura en nuestro pueblo pasados ya casi 60 años.

La fotografía recoge un momento de la subida de la imagen de San Cristóbal sobre la camioneta de mi padre que era en aquellos años el corsario de la estación de ferrocarril.

NOTA SOBRE LOS ORÍGENES DE LA FORMACIÓN DE LA HERMANDAD DE SAN CRISTÓBAL DE ARJONILLA 

Alfonso Rueda Mercado

       La Hermandad de San Cristóbal de Arjonilla tiene su origen en las reuniones de los años 50 de los pocos conductores que había entonces en el pueblo, para dar gracias a Dios y a San Cristóbal por librarnos de accidentes en el escaso tráfico entonces existente y también para pasar un rato agradable entre amigos y compañeros que tenían en común ser profesionales del volante.

            Las primeras reuniones las celebrábamos en el huerto de Pepe Martínez y Roque Cañones. Las mujeres de los que nos reuníamos preparaban unas cabezas al horno y picadillo y el postre a base de brevas del mismo huerto. Una vez organizada la hermandad pasamos a celebrar las cenas en la fábrica de García Morón, familia que siempre ha colaborado con la hermandad, y que ha sido lugar tradicional de celebración de estas cenas.

            La reunión formal para la formación de la hermandad estuvo presidida por el sacerdote D. Fernando Caballero González. De entre los conductores recuerdo los siguientes:

Juan Cordones (el mayor de todos)

Matías Rueda Mercado

Alfonso Rueda Mercado

Pedro Pérez Cuesta

Juan de D. Carmona Úbeda

Ángel Cano Luque

Lucas Bejarano Rueda

José Bejarano Pérez

Francisco Puentes Ramírez

Ángel García Morón

Pablo Úbeda Carmona

Roque Bejarano Pérez

Miguel Carmona Zafra

Manuel Zafra Mena

Pablo López

Leopoldo García

Alberto de la Torre Roldán

Roque Cañones

Manuel Álvarez Carmona

Martín Carmona

Rosario García (la primera mujer)

En una reunión celebrada sobre el año 60 en casa de Paco Cobo (fábrica de hielo) tratamos de traer una imagen de San Cristóbal. En el año 1962 llegó la actual imagen al pueblo por medio del ferrocarril. A mi me cupo el honor de subirla en mi camioneta desde la estación hasta el pueblo ya que por entonces me dedicaba a recoger las mercancías en la estación y luego distribuirlas en el pueblo.

Actualmente creo que soy el mayor de los conductores habidos en el pueblo. Empecé a conducir en 1934, obteniendo el carnet el 7 de mayo de 1935, costándome 100 pesetas. He estado en activo hasta el 18 de abril de 1991 y en esos casi sesenta años de conducción he contado con la suerte y con la protección de San Cristóbal, quedando exento de accidentes y pagando sólo cuatro multas por un importe total de 165 pesetas. Esto lo cuento no por orgullo sino con humildad y respeto a nuestro santo protector.

Arjonilla, 4 de julio de 2003