Un elemento clásico que nunca faltaba en las clases del Colegio San José como hemos podido ver en la anterior fotografía de Pilar Cledera Varea, era la hucha para la Santa Infancia, que no era otra cosa que una hucha en la que quedaba representado el típico negrito o chinito, donde echábamos nuestros donativos para que llegase la ayuda a los pueblos necesitados de Africa, Asia o América y que cobraban especial relevancia en la celebración del Domund.