El interés mostrado por un importante número de personas por conocer detalladamente el contenido del trabajo antes publicado en esta crónica sobre la Iglesia Parroquial de la Encarnación, hace que en esta ocasión se publique el texto del mismo para facilitar su lectura.

ARTE Y ARQUITECTURA DE LA PARROQUIA DE LA ENCARNACIÓN DE ARJONILLA (JAÉN). DOCUMENTOS INÉDITOS PARA SU ESTUDIO. SIGLOS XVI-XVIII.

Miguel Ruiz Calvente*

La iglesia parroquial de Nra. Sra. de la Encarnación de Arjonilla[1] se construyó en su conjunto a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII. La destrucción de su  Archivo Histórico en la Guerra Civil de España (1936-1939)[2] nos impide profundizar documentalmente en su proceso constructivo de manera detallada y continuada en el tiempo. No obstante, el propio monumento denuncia estilísticamente dicho proceso que cabe vincularlo con el gótico tardío, presente especialmente en la cabecera, erigida en tiempos del obispo Don Esteban Gabriel y Merino (1523-1535) y embellecida con una bóveda estrellada y soberbias columnas entorchadas de influencia manchego-levantina, en la portada híbrida de acceso a la sacristía, labrada en el episcopado de Don Diego Tavera (1555-1560) con ornamentación complementaria plateresca, en las portadas de acceso al templo por los lados de la Epístola y el Evangelio, y con el mudéjar en cuanto a la cubierta, oculta desde el siglo XVIII con bóvedas de yeso. La arquitectura de las tres naves responde igualmente a una traza tardogótica, pero en los pilares de los pies se introducen elementos renacentistas, plenamente asimilados en la portada vandelviriana de los pies cobijada bajo la monumental y esbelta torre de campanas, rematada en la centuria del Seiscientos bajo la prelacía de Don San Sancho Dávila y Toledo (1600-1615), cuyo chapitel amenazaba una inminente ruina en torno al 1900[3]. Sin olvidar este extremo, aportamos un conjunto de documentos – hasta ahora inéditos- conservados en los Archivos Histórico Diocesano e Histórico Provincial de la ciudad de Jaén. Es un Corpus diverso que de alguna manera suple – muy parcialmente- la gran pérdida de los Libros de Fábrica. Precisamente, en el Histórico Diocesano hallé un cuadernillo de una Visita practicada a la iglesia en el 1586[4], que debió ser copiado del Libro de Fábrica correspondiente y remitido al Obispado. Es, por el momento, el documento más interesante sobre las obras llevadas a cabo en la Encarnación en el Quinientos. En los cargos figuran diversas cantidades de maravedís y reales ingresados en la fábrica a raíz de la venta de pinos y madera, figurando el carpintero Juan Ramírez como comprador. Cabe pensar que esta madera son restos sobrantes de las obras que por el momento se están llevando a cabo en torno al año reseñado, ya que en los descargos o pagos se detallan diversos apuntes referidos a la compra de madera, tasaciones de la misma y otros menesteres necesarios para avanzar en la estructura; entre estos pagos figura una partida de cierto interés: ”[…].Mas se le descargan doze ducados en reales que dio e pago al dicho Francisco Gonçalez por los dias que se ocupo en cubrir la yglesia e madera que conpro de que mostro carta de pago e mandamiento[…].” Por este dato – y por otros que se relacionan- sabemos que la iglesia se está cubriendo con una armadura mudéjar, aún conservada, pero no visible desde el interior del templo. A los aserradores y por el mismo cometido “[…] le descargan nueve myll e quinientos e veinte e nueve maravedis que paresçe aver pagado de las aserraduras de la madera para la nabe  y de los pregones y remonte […]”. Junto a González figuran  otros pineros o carpinteros: Cristóbal de Soto, Bartolomé Sánchez Balero y Juan Cano Mexía. A Bartolomé Ramírez le descargaron” […] sesenta reales de hechura de diez bancos que hizo para la dicha yglesia mostro carta de pago e mandamiento[…]”, y “ […] quarenta reales  los veynte e ocho reales de una mesa con un caxon que hizo para un altar pequeño para  servicio del altar mayor y los doze reales por un bastidor de puerta […].”. Al mismo tiempo se están realizando labores de cantería[5]; hay dos pagos, uno al maestro de cantería Gabriel Aranda por la apertura de agujeros de la primera nave, otro al cantero Antonio de Porcuna “[…] por horadar la canteria del adarbe donde entraron los tirantes […]”. Actuaciones -entendemos- destinadas a encajar la estructura de la armadura. Dos pagos más evidencian intervenciones importantes; uno en la capilla mayor, en la que se han gastado 7242 maravedís en descubrirla y cubrirla con madera nueva, el segundo, que ascendía a 52.783 maravedís,  por “[…] labrar la madera y asentalla  en la nabe que sale a la plaza […].”. También se actúa en la sacristía, en la que se invirtieron 8.806 maravedís. En cerrar las tacas “[…] que su señoria mando haçer para fortalezer  las paredes de la dicha yglesia “[…] se dieron 1198 maravedís. Cinco partidas se destinaron a pagar en dinero o trigo a […] a mase Blas [Bliñón]  ensamblador para en quenta del retablo qu,esta haçiendo de la dicha yglesia […]”, que sumaron un total de 80 ducados, 83 reales, y 44 fanegas de trigo que fueron valoradas en 18.088 maravedís. De este bello y monumental retablo, destruido en la Guerra Civil Española(1936-1939)[6], damos a conocer un documento -hasta ahora inédito- que completa los ya publicados; en una escritura registrada ante el notario B. de Viedma en Jaén, el 3 de noviembre de 1588, se relata la obligación que maese Blas Bliñón, Cristóbal Téllez y Blas de Figueredo tenían sobre la construcción del retablo mayor de Arjonilla; sin embargo, Blas de Figueredo traspasó su parte a Francisco Cano, entallador y vecino de Jaén[7].Finalmente, se descargaron dos partidas relacionadas con el ajuar litúrgico; una de 22 reales pagados a Domingo de Castronuño, platero y vecino de Andújar, del “[…] adobio de la cruz  grande de  plata y de la plata que puso para ello y de adobio de la nabeta e ynçensario y de otra cruz de madera que se hizo para debaxo  la plata mostro carta de pago[…]”, el otro de 148,5 reales de la hechura de un relicario también de plata[8].

El 20 de octubre de 1630[9], Alonso de Quesada se obligó a reparar y aderezar: “[…] el terno trabesado bordado de oro y matiçado y a la capa que tiene la yglesia parroquial de la villa de Arjonilla que esta en mi poder para el dicho efecto y el señor Gobernador de este obispado despacho su mandamiento para que por quenta de lo que e de aber de el dicho aderezo se me den y entreguen ochozientos reales […]”. Años después, concretamente en 1638, tenemos constancia documental que el carpintero Juan de Lara, vecino de Andújar, hizo por mandato del prelado Don Baltasar de Moscoso y Sandoval (1618-1646) unos cajones[10] para la sacristía y otras cosas, quedándole a deber la fábrica un total de 3.300 reales. Juan Alonso de Ayala, en nombre del dicho carpintero solicitó el pago; el licenciado Francisco de Mendoza, provisor general, el 30 de junio ordenó al mayordomo de la parroquial llevarlo a cabo. En otro documento, se solicita a Juan de Lara un aplazamiento hasta que la fábrica tuviese dinero para pagarle, al mismo tiempo que se evite pleito alguno. Se precisa que fueron dos los cajones contratos, no conservándose en el templo piezas que puedan responder en traza y estilo al tiempo referido. En Jaén, el 20 de mayo de 1673[11] y ante el escribano Cristóbal de Mírez, el rejero Clemente Ruiz declaró haber recibido del mayordomo de la fábrica de la iglesia de Arjonilla, Felipe Rodríguez de Munera, la suma de 1500 reales a cuanta de lo que montase “[…] una reja de hierro que abia de haçer para el comulgatorio de la iglesia parroquial de la dicha billa y por algunos enbaraços y ocupaçiones que e tenido no la e podido haçer […]”; se le pide la devolución del dinero o la hechura de la pieza, reconociendo el maestro haber recibido la cantidad dicha.

En los testamentos de los vecinos de Arjonilla se contemplan -como era habitual en la época- una serie de mandas destinadas a diversos fines; entre éstos ahora nos interesan los que están relacionados con asuntos artísticos. En el testamento de Ana Cañones, de 17  de enero de 1694[12], se mandó hacer “[…] una lampara de plata que valga la cantidad que yo decrarare en adelante la qual se ha de poner en la capilla y altar mayor de la yglesia parroquial de esta villa para el servicio y culto del Santisimo Sacramento […]”, y además ordenó entregar para la capilla del Sagrario “[…] dos pinturas que yo tengo que el una es del Descendimiento de la Cruz y la otra del señor San Juan […]”. En el testamento[13] del licenciado y presbítero de Arjonilla, Juan Francisco de la Barrera Serrano, suscrito el 19 de septiembre de 1709,  se hace donación a la parroquial de un: […] jarro de plata que el suso dicho tenia que pesa veinte y quatro pesos poco mas o menos el qual es con esmaltes dorados para que sirva en la dicha yglesia en todas las festividades del Santisimo Sacramento y en todos los baptismos que se celebraren en ella sin excepcion de personas sino es que para todas las personas de qualquier estado y calidad que se baptizaren sirva y me encargo que avisese al prior de la yglesia parrochial de esta dicha villa haga poner y ponga  en el ynbentario de la plata de dicha yglesia […]”. En una fecha indeterminada, pero dentro del Seiscientos, por orden del visitador Gabriel de Saro, el maestro Pedro de Quintana[14] elaboró un informe sobre ciertas necesidades de la fábrica, entre ellas el reparo de un “[…] lienço  que sale a la lonja  que tiene mucho peligro y me pareçe  conbiene se zintare de ladrillo a trechos que pase la pared  para mayor seguridad lo cual tiene de costa de todos materiales y manifatura quatro mill reales poco mas o menos[…]”, el alargamiento de la sacristía que “[…]  por ser tan pequeña no caben los cajones de los ornamentos y asi conbiene se alargue hasta la calle en lo cual terna de costa de materiales y manifatura zinco mil reales poco mas o menos[…]”, y – por último- debido a que en la “[…] la nabe mayor ay tres tirantes podridos por las cabeças a peligro de caerse conbiene echar otras nuebas ternan de costa mil y quinientos reales[…].“

En 1712 se practicaron “[…] ciertos reparos precisos y necesarios en la sacristía baxa de dicha iglesia[…]” y en los confesionarios; el 27 de febrero de 1713, el mayordomo de la fábrica, Miguel García Malo, solicitó se le abonen en cuenta los gastos que ascendían a más de dos mil reales. El aprecio de las obras de la sacristía baja – según se valora en la documentación-  no fue aceptado por considerarse excesivas, por lo que se solicitó por parte del Prior de la iglesia y el defensor del mayordomo, Juan Bravo, el alcance de los dichos reparos. El visitador Pedro González mandó realizarlos, pero sin citación y declaración del maestro albañil que intervino en las obras, por lo que se solicitó la presencia de otros maestros que convenientemente tasasen los “[…] dichos reparos para mas bien justificar dichos gastos […]”[15]. Por los años 1711-1712, Martín de Munar tuvo pleito con la fábrica por la hechura de una campana.[16] Un nuevo pleito se suscitó en relación a la labra de dos canceles para la iglesia; el 13 de febrero de 1712, el Vicario de Arjona dictaminó la publicación en Andújar y en Arjonilla la obra de los dichos canceles, que se remataron en el carpintero Pedro de Lomas por escritura otorgada en 8 de marzo de 1712 ante el escribano arjonillero Bartolomé Francisco Jaén y Quero[17]; se obligó Lomas a fabricarlos entre los meses de abril, mayo y junio y en precio de 2700 reales, pero no habiendo madera suficiente para llevar a cabo el proyecto el visitador Pedro Sánchez dispuso -el 29 de agosto- que no se entregase dinero alguno para tal fin. El 19 de noviembre Lomas explica que tiene escritura para hacer “[…] dos cançeles para las puertas de la yglesia parroquial de esta villa […] se le remataron en dos mil y setecientos reales y se obligo a haçerlos aviendo madera suficiente en los meses de abril maio y junio proximos pasados de este año […].”; se le notificó que cesase en la obra,  a pesar de que gran parte de ella estaba ya labrada y se había comprado madera bastante para su conclusión definitiva. Dio poder Pedro de Lomas para que se recurra lo dictaminado y se le pague .El 3 de diciembre de 1712, por mandamiento, se visitaron las casas de Pedro de Lomas para ver el estado en que se encontraban los canceles; el licenciado Ordoñez informó que :“[…] estan hechos los quatro postigos y las quatro puertas con los tableros en blanco y los arboles de los dichos canceles a medio labrar y la demas madera para los peinazos y tableros para los canzeles en la calle por aserrar […] / […]”. Por otro lado, Lomas declaró que la obra se paralizó porque recibió notificación del Visitador para ello y que  está ejecutada la mitad. En otro documento consta que recibió algunos pagos. En 1732, con licencia del prelado Don Rodrigo Marín y Rubio(1714-1732), se realizaron actuaciones menores en el templo: aderezo del órgano, colocación de nuevas puertas en los accesos de la umbría y del Sol, revocar un lado de la capilla mayor y enladrillado del suelo de la iglesia[18]

La ornamentación de la parroquial alcanzó su cenit con dos grandes proyectos marmóreos. En el primero se planteó la dotación de un conjunto de piezas destinadas al uso litúrgico, el segundo se ideó para embellecer el amplio y doble presbiterio albergado en la monumental cabecera del templo. Los ingresos de la fábrica, aumentados – sin duda- con pingües donaciones de prohombres o familias adineradas locales permitieron estos costosos programas decorativos. Hemos de entender que la iglesia tenía pila bautismal, pilas de agua bendita, aguamanil o mesa de sacristía, pero todas estas piezas de su mobiliario litúrgico y otras anexas fueron desechas o llegaron al siglo XVIII rotas o desgastadas, pues se encargan nuevas para atender el ritual cristiano. Por lo que se refiere al presbiterio, en toda lógica debemos considerar que desde su construcción bajo el obispo Merino (1523-1535) fue convenientemente embellecido, contando el retablo mayor -instalado en la década de 1580- con su correspondiente basamento pétreo. Aquellas obras se labraron en piedra de cantería, como en tantos otros templos, pero en el Setecientos fueron sustituidas o enchapadas – en el caso del basamento del retablo- por mármoles o jaspes policromados, que por su hermosura y brillo se asemejan a las piedras preciosas. Con estas piedras pulimentadas se conseguía esplendor y suntuosidad. Y todo ello en honor y gloria de Dios. Como apunta Jesús Rivas (1990:27), “[…]. Esta especial vinculación del mármol a las obras y construcciones de carácter religioso hace pensar en una posible intencionalidad simbólica. No debe pasar desapercibida la mención explícita del jaspe como material constructivo de la Jerusalén Celeste, según el Apocalipsis de San Juan “[…]”, pero al margen de estas consideraciones, los mármoles fueron empleados por sus propias cualidades, entre las que sobresalen su  belleza y durabilidad. Entre los grandes obradores andaluces de producción de mármoles y jaspes – Lucena, Cabra, Priego y Luque[19]-, se optó por contratar el conjunto de las piezas en está última población. Así, en Arjona, el 10 de julio de 1743[20], el mayordomo de la fábrica de la iglesia, Lope Francisco Ximénez Serrano, se concertó con Rodrigo de Aranda Salazar, vecino de la villa de Luque, para que éste le labre con la intención de “[…] adezentar dicha su yglesia de quatro pilas de agua bendita, una pila baptimal, un aguamanil para la sachristia, un bufete para los calizes, dos zepos con sus tarxas para los ziriales, y otra pila para los hisopos en la puerta de la sachristia sin pie, y otra pila de agua bendita para la hermita de Jesus Nazareno[21], y para ezexirlas a obtenido lisenzia del ylustrisimo señor obispo d,este obispado en cuia virtud y por diseño que sea formado y queda en su poder a estipulado pactado y ajustado con el dicho Rodrigo de Aranda Salazar, en que las a de dar echas dentro del termino de un año que a de empezar a correr desde oi dia de la fecha d,esta escritura[…].”En dicho período, que corre a partir de la fecha de la escritura, han de ser entregadas las “[…] zinco pilas, la baptimal, la de hisopos, aguamanil y zepos de los ziriales con sus pedrestales de piedra jaspe negro con pintas blancas segun lo nativo de ella y la mesa de piedra jaspe agata vien cozida en el zentro por la cantidad de tres mil quinientos y treinta reales “[…]”.El precio de cada una de las piezas se precisa de esta manera: “[…]las zinco pilas de agua bendita a doszientos i zinquenta reales cada una importan un mil doszientos y zinquenta reales, el aguamanil en seiszientos y sesenta, el bufete para los calizes en otros seiszientos y sesenta y la pila baptimal en otros seiszientos y sesenta los zepos para los ziriales a zien reales cada uno y la pila para los hisopos en otros zien reales “[…]”. La conducción desde Luque a Arjonilla del conjunto de las piezas se estipuló que corría a cargo de la fábrica, así como el posible quebranto de alguna de ellas y el dar de comer al artífice y oficiales que las asentaren. Aranda dará perfectas, acabadas y sentadas todas pilas, aguamanil, zepos y bufete “[…] de vara y media de largo y una de ancho y su pie correspondiente  […] de piedra jaspe segun van expresadas en el diseño que dexa en poder del dicho Don Lope Ximenez con el pulimento con que quedan figuradas y el arte pueda dar […]”. A cuenta del total recibió Aranda 1100 reales. Como garantía del contrato dispuso de la casa que poseía libre de toda carga en la  villa de Luque, en la calle de La Fuente linde con otras de  Nicolás León y casas del Santo Christo de la Veracruz. El mayordomo aportaría los bienes de la fábrica.

El cantero Rodrigo de Aranda Salazar, natural de Luque, pertenecía a una de las dinastías de canteros cordobeses de gran prestigio; en ella igualmente debemos de incluir a Juan de Aranda Salazar el Joven -posiblemente su hijo o familiar cercano-, el cual emparentó con Salvador de León (1695-1774)[22], artífice principal del hermoso frontal de mármoles polícromos del antiguo templo de los recoletos de Luque. (1792)[23]. Como intervención destacada de Juan de Aranda Salazar el Joven hay que señalar su participación en el retablo de la iglesia de la Virgen de las Angustias de Granada, pero en su fase final y como director de la obra, en la década de 1750[24].

Del conjunto del mobiliario litúrgico contratado sólo han llegado a nuestros días la   tabla de la mesa de cálices, el aguamanil, la pila bautismal y uno de los cepos. La mesa de cálices perdió su basamento original y actualmente se apoya sobre una pieza abalaustrada industrial (98 cm. de altura), cuya traza no desdice; la tabla, de preciosa piedra ágata, presenta un anverso biselado con las medidas siguientes: 1,24x 81 y 111,13x 68 cm; el reverso muestra una  traza en punta de diamante con hendidura circular central para insertar el pie. El aguamanil, trabajado en mármol negro con pintas, se encuentra, como la mesa en la sacristía, aunque -al parecer- su ubicación original fue una pasillo que comunica con el presbiterio alto;  está conformado por varias piezas: un plinto  sobre el que asienta un pie abalaustrado (74 cm.), que sirve de basamento para la pila propiamente dicha ( 73×37 cm); el conjunto se corona con una placa rectangular con bocel y caño (55,5×30 cm.), detrás de la cual se ubica un pequeño depósito para el agua  y sobre él una venera con acanaladuras( 59x 30 cm.) ;  se ultima todo con una cruz elevada sobre un basamentillo moldurado (16×11 cm). La pila bautismal[25], recolocada en la capilla del antiguo panteón del obispo don Antonio Gómez de la Torre y Jarabeitia (1770-1779)[26], de mármol negro “con pintas”, está compuesta de su correspondiente pie conformado por tres piezas: un basamento cuadrangular (18×7 cm), otro retranqueado (32×10,5 cm) y un balaustre de buena traza sobre el que asienta la pila circular con borde anillado y bocelado (64x30x102 cm.), decorada con gallones alternantes (38 y 29 cm.). El cepo (51 cm de altura x 25×25 en su base), de semejante material, presenta una composición formada por cuatro caras molduradas a modo de pilastrillas y roleos, tanto en su base como en su remate; el hueco con borde abocelado estaba destinado para albergar los ciriales. Sin duda, se trata de un mobiliario litúrgico de calidad y cuidado diseño de inspiración neoclásica.

El segundo gran proyecto de alhajamiento se llevo a cabo bajo el mandato de Don Fray Benito Marín (1750-1769). De su proceso constructivo damos a conocer una serie de documentos[27] –igualmente inéditos- a través de los cuales hemos podido averiguar las condiciones, precios y maestros de cantería, pero además en este caso – y de manera absolutamente excepcional- con la suerte de que todo ello se completa y explica con varios dibujos referidos a las obras. En Pedro de Lamas y Palma, maestro de cantería y vecino de Jaén, recayó el encargo primero de redactar las condiciones de la obra del presbiterio en torno al año 1760. El plan trazado por Lamas contemplaba la labra de 177,5 varas de gradas y solería y 5 varas de banquillo molduradas y pulimentas con pulimento fino, los pulpitillos igualmente tratados con sus “tanavarrillos” y sus embutidos; para el altar se hará un frontal encarnado de 5 varas con la guarnición negra, y en el lado de la Epístola se determina la colación de una lauda para una bóveda; finalmente, se ha de dar sentado “[…]el primer pavimento de la yglesia para la Semana Santa venidera de setezientos y sesenta[…]”, el resto para el día 16 de agosto; el pago se entregará en tres porciones :una para comenzar la obra, otra luego que este asentado el primer pavimento, la última una vez sea aprobada la intervención por “[…]inteligentes que el señor provisor ynvie para su reconozimiento […]”, y todo el proyecto se ha de “[…] sujetar a la planta y condiziones que pararan en poder del señor provisor[…]”. En Arjonilla, el 31 de octubre de 1760,  se redactan de nuevo las condiciones ya referidas, pero ahora completadas con otras; teniendo en cuenta todas ellas, Pedro de Lamas se obligó a labrar las referidas gradas, presbiterio, pulpitillos y frontal encarnado por la suma de 8000 reales de vellón, con las condiciones siguientes: entregar el conjunto de las piezas en Jaén, corriendo su traslado a la villa  Arjonilla por cuenta de la fábrica de la iglesia; a cargo del maestro quedó el asentarlas, aunque las mezclas serían pagadas también por la fábrica; el primer plan o fase debía quedar asentado para la Semana Santa inmediata, el resto para el día 16 de agosto de 1761. El pago se llevaría a efecto en tres tercios, el primero con la licencia, el segundo concluido el “primer plan” y el tercero una vez concluida la obra. El conjunto se labraría con arreglo al diseño trazado en Arjonilla, el cual se depositó en poder del Provisor del Obispado. Por último, la intervención será reconocida por un maestro para ver si “esta arreglada”. El documento fue firmado por el prior Don Cristóbal de Castejón, el mayordomo Bº Antonio Manuel Gómez y Pedro de Lamas. Meses después  en Arjonilla, concretamente el 22 de noviembre del mismo año de 1760, Tomás Manuel Caballero, vecino de Jaén y profesor de arquitectura, se compromete a llevar a cabo con las mismas condiciones la obra antecedente en la cantidad de 7000 reales de vellón.

En una carta del prior de Arjonilla, Cristóbal Castejón, al obispo fray Benito Marín, en Arjonilla 19 de diciembre de 1760, se da noticia de que en cumplimiento del mandato de su ilustrísima se fijaron en esta villa y en Jaén edictos para la obra del presbiterio, gradeado, pulpitillos y frontal de piezas para la capilla mayor de esta iglesia. Por otro lado, refiere la visita a la iglesia de Pedro de Lamas, el cual hizo plantas de todo y puso la obra en 8000 reales; Tomás Manuel Caballero fijó la intervención en 7000 reales y con las mismas condiciones aceptadas por Pedro de Lamas: “[] y siendo una de ellas, qu,esta obra avia de hacerse arreglada a la planta, que a este fin formo aqui, y la llevo para presentarlas ha venido segunda vez el dicho maestro Thomas Cavallero  a formar segunda planta y en esto puede haver reparo […]; se comenta  que la planta de este maestro podrá tener la misma obra o más que la que formó don Pedro Lamas, y en tal caso no hay falta, pero si tiene menos obra si la podría haber; además la rebaja de los 1000 reales era dudosa y defectuosa, pues no estaba incorporada la condición de ajustarse a la planta de Lamas. Habiendo concluido el tiempo de los edictos, se solicita al Obispo mande lo que considere más conveniente y conceda la licencia para que la obra se haga. Castejon, en otro documento enviado el 19 de diciembre de 1760 a José Jordán, apunta haber recibido carta de este señor, y solicita en la ejecución de la obra lo más conveniente. En la misma fecha dirigió también escrito a D. Antonio de Miranda en el que se relatan diversas circunstancias en torno a las obras, y otro más -con fecha 28 de diciembre- en el cual le comunica que en: ”[…]cumplimiento de su mandato, remito original el papel de obligazion y condiciones que hizo Pedro de Lamas para la obra de jaspe de mi Yglesia y al que se obligó con la rebaxa Thomas Cavallero suplico a v.s que luego, que se despache, mande devolvermese, para tenerlo presente y no falten a las obligaciones […]”.

En Jaén ,4 de enero de 1761 años ante el notario Juan Miguel Domínguez, Tomás Manuel Caballero  precisa que tiene hecho postura de la obra de jaspe en la iglesia de Arjonilla y se obliga a hacerla con arreglo a las condiciones antecedentes, con los colores y con el diseño, en la cantidad de los 7000 reales, y siempre que le sea rematada. Tomás de Quesada y Moya, presbítero y vecino de Jaén, según consta en un documento por él firmado el 26 de enero de 1761[28] salió como fiador de “[…] Thomas caballero de dos obras que tiene puestas la una en la billa de Arjonilla i la otra en Bailen y las dichas posesiones fueron las mismas en que le fie en la soleria del Señor San Ilefonso libres de toda carga […] que su valor de ellas dos, seran de quatro mil i quatrozientos reales […]”. El 16 de abril de 1761 se remató finalmente el alhajamiento en el maestro Tomás Manuel Caballero, y entre otras obligaciones se especifican que se han de hacer “[…] en la yglesia  parroquial de la villa de Arjonilla para maior adorno de ella en el plan gradas presviterio pulpitillos, y frontal encarnado de piezas segun se demuestra en el diseño que se halla firmado del zitado Thomas Manuel Cavallero, y se pone por caveza d,esta escritura en siete mill  reales […] segun y en la forma que se demuestra en el enunciado diseño, la qual se reduce a ciento sesenta y siete varas y media de gradas planes y banquillos de jaspe negro blanco y encarnado con los embutidos que se demuestran como dicho queda en el referido diseño vien pulimentada travajada y arreglada a arte de la profesion, y con la condicion que a de ser de quenta de los otorgantes el sacar la piedra, conducirla a esta ziudad, travajarla  y pulimentarla […]”

Efectivamente la obra de Arjonilla se ajustó en 7000 reales, la de Bailén en 4600, pues así consta en una relación de cuentas en las que se apuntan diversas entregas a Tomás M. Caballero por las obras de jaspe para las iglesias parroquiales de ambas poblaciones. El 17 de abril de 1562 se expidieron cartas para que el Prior de Bailén y D. Antonio Gómez, mayordomo de la fábrica de Arjonilla, entreguen a Tomás Caballero 1533, 11 y 2333,11 reales -respectivamente- correspondientes a la tercera parte de las porciones ajustadas. En 20 de julio, se “[…] hizo carta orden para que el mayordomo de fabrica de Arjonilla, entregue a Tomas Caballero 1500 reales a quenta […] a el Prior de Baylen para que ansimismo le satisfaga un mil y quinientos treinta y tres reales vellon […]”. En 12 de junio de 1562 se libró carta para que el mayordomo de Arjonilla aporte a él  expresado 1500 reales, y el 6 de septiembre 600 reales. La obra de jaspe de la parroquial de la Encarnación de Bailén se centró en la adecuación de la capilla mayor, en la que aún se conservan gran parte de las piezas labradas por Tomás M. Caballero.

Pedro de Lamas y Palma debió ser familiar directo de Alonso de Lamas y Palma[29], destacado arquitecto de Jaén en el Setecientos. Ortega y Sagrista (1959: 41-85) afirma ser Alonso el autor de los planos de las Casas Capitulares de Jaén, que se hicieron bajo su dirección en la Plaza de Santa María; director de las obras del Palacio Episcopal y de las reformas y ampliación de la iglesia de San Ildefonso, emprendida en 1751. Pedro trabajó, muy probablemente a las órdenes de Alonso en San Ildefonso;  en las cuentas de fábrica de este templo correspondientes al año 1761 se contabiliza un descargo de 400 reales por cincuenta varas de piedra labrada de cantería “[…] para baldosar el plan de seis altares, incluyendo el trabajo que se pagó a Pedro de Lamas, por embaldosarlos[…]”. También trabajó Pedro como cantero en las gradas de piedra que se hicieron para bajar al panteón del trascoro. En estas obras se emplearon jaspes negros y blancos traídos de las canteras de Carchelejo, Jabalcuz, Pedro Codes y la Quebrada[30]. Es más que probable que los jaspes negros y blancos empleados en la ornamentación del presbiterio, antesacristía, sacristía mayor y menor  de la iglesia de Arjonilla procedan de estas canteras, no así el mármol encarnado del frontal del altar mayor y el gran zócalo que lo circunda, que pudo traerse de canteras cordobesas de Cabra (Moreno Hurtado:1987:86 y ss)  o Luque.

La extraordinaria documentación aportada en relación al alhajamiento de la capilla mayor de la Encarnación de Arjonilla nos muestra el proceso constructivo, ciertamente complejo, del ambicioso proyecto en el que intervienen factores diversos y dos planteamientos distintos, uno el de Pedro de Lomas, el otro –y definitivo- el trazado por Tomás Manuel Caballero. Ambos canteros miden y estudian el plan general, aportando dibujos explicativos, de los que se han conservado dos trazas. Según el dibujo del alzado, trazado por Pedro de Lamas, el plan de la enchapadura del zócalo del presbiterio alto es más rica, pues se contemplaba un aplacado abiselado geometrizado inserto en una bella composición arquitectónica clasicista. Lamas retoma en este aplicado estilemas barrocos de clara inspiración granadina[31], de los que -sin embargo- prescinde en la intervención marmórea del presbiterio de la iglesia de San Ildefonso de Jaén. En dicha traza también se dibujan por Lamas los muros a enchapar, así como un bufete con su pie abalaustrado de forma bulbosa, que en número de dos se labrarían en jaspe y que se instalaron para credencias a los lados del altar mayor; estas piezas se puede apreciar en la fotografía descrita del desaparecido retablo principal del templo. En el proyecto de Tomás M. Caballero, del que sólo ha llegado en la documentación un dibujo a escala de un lado de la planta del presbiterio alto, se prescinde de dichos aplacados barrocos y en su lugar se colocan elegantes puntas de diamante abiseladas en los zócalos del presbiterio y en los que se acomodan a las bellas columnas entorchadas tardogóticas, alzadas en las esquinas delanteras de acceso a la capilla mayor. El resto del plan refleja lo estipulado en las condiciones: pulpitillos semipoligonales con embutidos en mármol rojo, escalinatas frontales y laterales en jaspe negro y  suelos con ajedrezados en mármol blanco y negro, que también se conservan con este mismo diseño y material en los suelos del antiguo baptisterio (antesacristía) y sacristía baja. En la decoración de los frontales del presbiterio bajo Caballero se inspiró en los correspondientes del altar mayor de San Ildefonso de Jaén, trazados por Pedro de Lamas. Dicho ornato consiste en sencillos aplacados rectangulares o cuadrangulares acodados, que – como el resto del alhajamiento – responden a una estética académica propia del Neoclasicismo del último tercio del siglo XVIII[32]. El plan general descrito se conserva tal y como fue proyectado, a excepción de la mesa de altar mayor, de la que solo han llegado las cantoneras de jaspe de traza y color semejante al zócalo circundante descrito, aunque recolocadas en el altar de la Virgen de Fátima, cuyo frontal, en otro tiempo instalado en la mesa de la capilla mayor, procede del desaparecido convento franciscano de Santa Rosa de Arjonilla[33]. Se trata de una tabla de mármol coloreado con el escudo de la orden franciscana y grecas horizontal y verticales dobles -simulando un paño de altar- cuyos campos se decoran con ondulantes eses y puntas de sierra. Quizás formó parte esta pieza del conjunto marmóreo de jaspe encarnado descrito en la visita practicada a la iglesia de dicho convento en 1728 : “[…]. Para entrar por dicha puerta prinzipal se nezesita bajar un escalon y la otra puerta que tiene la yglesia al norte esta a el piso, y sin escalon alguno, y ambas estan sin canzeles, y enfrente de dicha puerta que mira a el norte ai otra por donde se sale la yglesia al claustro de dicho combento, y arrimadas a las paredes de ella en distintas partes ai diez, y ocho piezas de piedra jaspe encarnado, y blanco labradas y brunidas como para escalones; las quales dijo  el dicho muy reverendo padre guardian ser para gradas del presbiterio […].”

APÉNDICE DOCUMENTAL

Doc. 1

Librillo de cuentas de fábrica de la parroquia de la Encarnación de Arjonilla.

Archivo Histórico Diocesano de Jaén. Sección Pueblos.

1586, noviembre, 17.

“Cargo.

Pinos.

Mas se le haçe cargo de veynte e dos myll y seysçientos e quarenta e quatro  maravedis que a resçivido el dicho mayordomo de nueve pinos que a bendido a razon cada uno de  setenta y quatro reales.

Madera.

Mas se le haçe cargo de seys myll y çiento y setenta marvedis de madera que bendio  el dicho mayordomo  por menudo  de  la dicha  fabrica

Madera

Mas se le cargan nueve myll y quinientos e setenta y quatro  maravedis que monto la

madera que bendio el dicho mayordomo de la  dicha fabrica a  Bartolome  Ramyrez

carpintero […].

Madera.

Mas de le cargan diez reales de unas sobras de maderos que bendio al dicho Bartolome Ramyrez.

Pinos.

Mas se la haçe cargo de duçientos y noventa y seys reales que suman e montan  diez

mill y sesenta e quatro maravedis de quatro pinos  que Juan Ramyrez  mayordomo

que fue de la dicha fabrica bendio […].

“Discargo.

Mas se le descargan dos myll e setenta e siete reales que a dado por el dicho mayordomo Juan Ramirez y a quenta del alcanze que devia al  dicho mayordomo Mexia […] / […] para en quenta de los pinos que la dicha yglesia  le debe que suman y montan  setenta myll y seysçientos y ochenta y seys  maravedis mostro cartas de pago  digo que  son setenta myll y seysçientos  e diez e ocho maravedis.

Pinos.

Mas de le descargan quinientos reales que dio a Christobal de Soto pinero  de la compra de siete pinos  reales para la dicha yglesia  mostro cartas de pago.

Traedura de pinos.

Mas sele descargan dos myll e seysçientos y setenta e un maravedis que gasto en traer siete pinos desde el rio a esta villa de que mostro carta  de pago.

Balero.

Mas se le descargan myll e quinientos e çinquenta reales  que dio e pago a Bartolome

Sanchez Balero carpintero por mandamiento del provisor digo que dio los dichos myll  y quinientos y seys reales al dicho Bartolome Sanchez y los quatro ducados […]

para dar a Francisco Gonçalez  carpintero que suman e montan çinquenta y un myll e doçientos e quatro maravedis.

Balero

Mas se le descargan çien reales que haçen tres myll e quatroçientos ( maravedis ) que dio e pago a Bartolome Sanchez Balero carpintero  de la madera que queda labrada en la dicha yglesia despues que se hizo la tasaçion en la çiudad de Jaen mostro carta de pago e mandamyento.

Tasaçion.

Mas se le descargan ocho ducados en reales que dio e pago a Francisco Gonçalez  de la tasaçion que hizo, los quatro  ducados que son e que reservo de la partida de arriba de Bartolome Sanchez  y quatro  por  parte de la  yglesia por la madera que taso de la dicha yglesia  que resto labrada  mostro carta de pago e mandamyento.

Francisco Gonçalez .

Mas se le descargan doze ducados en reales que dio e pago al dicho Francisco Gonçalez por los dias que se ocupo en cubrir  la yglesia e madera que conpro de que mostro carta de pago e mandamiento.

Pinos .

Mas se le descargan treynta myll e çiento y setenta e siete maravedis e medio  que pago a Juan Cano Mexia  pinero y a sus haçedores de pinos que se conpraron  para la obra de la dicha yglesia mostro carta de pago.

Retablo.

Mas se le descargan çynquenta ducados en reales que pago a mase  Blas ensamblador para en quenta del retablo qu,esta haçiendo de la dicha yglesia  mostro carta de pago e mandamiento del  provisor.

Retablo.

Mas  se  le resçiven en quenta nueve myll  y quinientos e veinte maravedis de veynte fanegas de trigo que dio al dicho mase Blas para en quenta del  dicho retablo mostro

carta de pago a catorze reales la fanega.

Retablo.

Mas se le resçiven en quenta ocho myll e quinientos y sesenta e ocho maravedis de veynte e quatro fanegas de trigo quedio al dicho  mase Blas para en quenta del dicho retablo a diez reales e medio cada fanega  mostro carta de pago.

Retablo.

Mas se le descargan treynta ducados en reales que dio e pago al dicho mase Blas

para en quenta del dicho retablo mostro mandamyento e carta de pago.

Retablo.

Mas se le descargan  veynte e quetro reales que pago al dicho mase Blas para en

quenta del dicho  retablo de que mostro carta de pago.

Platero.

Mas se le descargan veynte e dos reales que dio e pago a Domingo de Castronuño

platero vecino de Andujar de adobio de la cruz  grande de  plata y de la plata que puso para ello y de adobio de la nabeta e ynçensario y de otra cruz de madera que se

hizo para debaxo  la plata mostro carta de pago.

Aranda cantero.

Mas se le descargan veynte reales que pago a Gabriel de Aranda maestro de canteria  de obras que se le restaban debiendo de abrir unos agujeros de la  primera

nave  mostro mandamiento del bicario de Arjona  y carta  de pago.

Carpintero.

Mas de le descargan sesenta reales que dio a Bartolome Ramyrez  carpintero de hechura de diez bancos que hizo par la dicha yglesia mostro carta de pago e mandamiento.

Carpintero.

Mas se le descargan quarenta reales que dio a Bartolome Ramyrez  carpintero los veynte e ocho reales de una mesa con un caxon que hizo para un altar  pequeño para  servicio del altar mayor y los  doze reales por un bastidor de puerta […]

Cantero.

Mas se le descargan quarenta e  ocho reales que  dio e pago a Antonio de Porcuna

cantero por horadar la canteria del adarbe donde entraron los tirantes  mostro carta

de pago.

Aserradores.

Mas se le descargan nueve myll e quinientos e veinte e nueve maravedis que paresçe aver pagado de las aserraduras de la madera para la nabe  y de los pregones y remonte[…]mostro cartas de pago .

Relicario.

Mas se le descargan çiento e quarenta e ocho reales e medio de la hechura de un relicario de plata […].

Peon.

Mas se le descargan  veynte e quatro reales que dio e pago a unos ombres que andubieron en la obra de la madera vieja mostro carta de pago.

Sacristia .

Mas se le descargan ocho mill y ochoçientos y seys maravedis que se gasto  en la obra de la sacristia como paresçio por cartas de pago […].

Capilla mayor.

Mas se le descargan siete myll e doçientos e querenta e dos maravedis que a gastado en cubrir y  descubrir  la capilla mayor en meter madera nueba como se mando […]

Nabe.

Mas se le descargan çinquenta e dos myll  e sieteçientos  y ochenta  e tres maravedis  e medio que gasto en labrar la madera y asentalla  en la nabe que sale a la plaza como  paresçio por su libro de gasto e cartas de pago.

Tacas.

Mas se le descargan myll e çiento e noventa e ocho maravedis que se gastaron enzerrar las tacas que su señoria mando haçer para la fortalezer  las paredes de la dicha yglesia mostro carta de pago e recaudos d,ello”.

Doc.2

Alonso de Quesada, vecino de Jaén, se obliga a reparar y aderezar un terno y una capa pertenecientes a los ornamentos litúrgicos de la iglesia parroquial de Arjonilla, recibiendo por ello la suma de ochocientos reales.

A.H.P.J.. Fondo Protocolos Notariales. Escribano Jerónimo de Herrara, leg. 1208, fols. 327 vº-329rº.

1630, octubre, 20. Jaén.

Fol. 327 vº

“Sepan quantos esta carta vieren como yo Alonso de Quesada como principal e yo Juan de Quesada  su hermano texedor de sedas como su fiador e principal pagador vezinos que somos de la mui noble e famosa e muy leal ziudad e Xaen ambos de mancomun […] deçimos que  por quanto yo el dicho Alonso de Quesada tengo a mi  cargo el aderezo y reparo que sea de hazer a el terno trabesado bordado de oro y matiçado y a la capa que tiene la yglesia parroquial de la villa de Arjonilla que esta en mi poder para el dicho efecto y el señor Gobernador de este obispado despacho su mandamiento para que por quenta de lo que e de aber de el dicho aderezo se me den y entreguen ochozientos reales con que los asegure por tanto por la presente ambos prinçipal y fiador so la dicha mancumunidad aseguramos los dichos ochozientos reales y nos obligamos que yo el dicho Alonso de Quesada are buenos los dichos ochozientos reales en el adereço de / fol. 328rº  / el dicho terno y capa y otras qualesquier cantidades que para ellos nos fueren entregadas y que are yo el dicho Alonso de Quesada el dicho aderezo y reparo tal, que sea bueno a bista de maestros de el arte que sean peritos donde no bolberemos y restituiremos los dichos ochozientos reales […] fol. 328 vº […] en testimonio de lo qual otorgamos la presente que es fecha y por nos otorgada en la dicha çiudad de Jaen ante Geronimo de Herrera escrivano del rey […] 329 rº[…] a veinte dias del mes de otubre años del nazimiento de nuestro Salvador Jesuchristo de mil y seiszientos e treinta año […].Alonso de Quesada […] ante my Geronimo de Herrera escrivano publico”.

Doc. 3.

Escritura de obligación de D. Lope Francisco Jiménez Serrano, mayordomo de la iglesia parroquial de la Encarnación de Arjonilla, con Rodrigo de Aranda Salazar, vecino de la villa de Luque, para que éste labre para dicho templo y ermita de Jesús un conjunto de mobiliario litúrgico en jaspe negro con pintas blancas y un bufete para los cálices en piedra ágata.

A.H.P.J., Sección Protocolos Notariales. Escribano Alonso Rubio García, leg. 3681, fols. 85 rº-86vº.

1743, julio, 10. Arjonilla.

“Escritura de obligazion Rodrigo de Aranda Salazar vezino de la villa de Luque de la una parte y de la otra D. Lope Francisco Ximenez Serrano mayordomo de la fabrica de la iglesia d,esta villa. Julio 10 de 1743.

En la villa de Arxonilla en diez dias del mes de Julio de mil setezientos quarenta i tres años ante mi el escrivano publico y testigos infra escriptos Don Lope Francisco Ximenez Serrano mayordomo de la fabrica de la yglesia parrochial d,esta villa de la una parte y de la otro Rodrigo Aranda Salazar vezino de la villa de Luque y estante al presente en esta de Arxonilla, a quines doi fe conozco, y dixeron el dicho Don Lope Francisco Ximenez Serrano que atento a nezesitar dicha su yglesia de quatro pilas de agua bendita, una pila baptimal, un aguamanil para la sachristia, un bufete para los calizes, dos zepos con sus tarxas para los ziriales, y otra pila para los hisopos en la puerta de la sachristia sin pie, y otra pila de agua bendita para la hermita de Jesus Nazareno, y para ezexirlas a obtenido lisenzia del ylustrisimo señor obispo d,este obispado en cuia virtud y por diseño que sea formado y queda en su poder a estipulado pactado y ajustado con el dicho Rodrigo de Aranda Salzar, en que las a de dar echas dentro del termino de un año que a de empezar a correr desde oi dia de la fecha d,esta escritura las zinco pilas, la baptimal, la de hisopos, aguamanil y zepos de los ziriales con sus pedrestales de piedra jaspe negro con pintas blancas segun lo nativo de ella y la mesa de piedra jaspe agata vien cozida en el zentro por la cantidad de tres mil quinientos y treinta reales en esta forma las zinco pilas de agua bendita a doszientos i zinquenta reales cada una importan un mil doszientos y zinquenta reales, el aguamanil en seiszientos y sesenta, el bufete para los calizes en otros seiszientos /fol. 85vº/ y sesenta y la pila baptimal en otros seiszientos y sesenta, los zepos para los ziriales a zien reales cada uno y la pila para los hisopos en otros zien reales cuias partidas componen los referidos tres mil quinientos i treinta reales siendo de suio obligazion la conduzion de dichas alaxas a esta villa desde la de Luque con la qualidad de que entregandola el artifize sana y conforme al diseño qualquier quebranto que en el camino puedan padizer a de ser del cargo i riesgo de la fabrica como el darle de comer al artifize  y ofiziales que vengan a poner i sentar dichas piedras y que para prinzipiar a travajar en ellas a de dar a dicho artifize antizipadamente un mil i zien reales de vellon a ciuo entrego como a la demas cantidad del valor de dichas alajas como tal maiordomo de dicha fabrica se obliga a pagar luego otra tanta cantidad luego que cumpla el medio cumplimiento al valor por maior de dichas alaxas luego que esten perfectas i sentadas en dicha yglesia a lo que se le pueda obligar en virtud d,esta escritura o su traslado signado y en forma y el dicho Rodrigo de Aranda Salazar se obligava y obligo a que dentro del año prefinido que a de correr desde oi de la fecha dara perfectas y acavadas ysentadas las zinco pilas de agua  bendita, la baptimal, aguamanil, pila de hisopos,  bufete de vara y media de largo y una de ancho y su pie correspondiente y zepos de ziriales por la cantidad de tres mil quinientos y treinta reales de piedra jaspe segun van expresadas en el diseño que dexa en poder del dicho Don Lope Ximenez con el pulimento con que quedan figuradas y el arte pueda dar, y confiesa que en quenta d,ellos recive aora de contado de mano del dicho  Don Lope Francisco Ximenez Serrano y a vista y en presenzia del inscrito escrivano de que me pidio dio de fe los un mil i zien reales de la antizipazion e yo el escrivano la doi de que en mi presenzia y dichos testigos referidos Don Lope Francisco Ximenez Serrano dio i entrego /fol. 86rº / la dicha cantidad al referido Rodrigo de Aranda Salazar quien los paso a su parte y poder realmente y con efecto y se dio por entregado en ellos  y en favor de la fabrica de la parrochial d,esta villa tan bastante carta de pago i finiquito como a su derecho combenga y que del mismo modo se obligo a guardar y cumplir todo lo contenido en esta escritura y para su seguridad y permanenzia del contrato da por su fiador hipotecario a Alonso Cañete  vezino asimismo de dicha villa de Luque el qual estando presente a quien yo el escrivano doi fe conozco dixo i otorgo que aviendo oido i entendido el contesto d,esta escritura e informado de sus derecho dixo fiava i fio en quanto toca a esta obligazion al referido Rodrigo de Aranda Salazar y para seguridad de lo que dexa expresado en este contrato y sin que la obligazion geneal derogue ni perjudique a la espezial ni por el contrario liquide anbos efectos se pueda usar hipoteco una casa de havitazion y morada que tiene suia propia en la dicha villa de Luque en la calle de la fuente linde con otras de Don Nicolas Leon presbitero y casas del Santo Christo de la Veracruz que declaro esta libre de toda carga i gravamen espezial o general […] y todo tres otorgantes se obligaron a satisfazer qualquier agravio daño o interes en virtud de esta escritura […] y cada una de las partes prinzipales i fiador por lo que le toca obligaron el dicho Don Lope Francisco Ximenez Serrano todos los vienes / fol.86vº/   / frutos y rentas de la fabrica de la yglesia parrochial d,esta villa  havidos y por haver y los dichos Rodrigo de Aranda Salazar y Alonso Cañete  sus personas y vienes muebles y raizes havidos y por haver[…] y asi lo otorgaron y firmaron […] Don Lope Francisco Ximenez Serrano. Rodrigo de Aranda Salazar […]. Ante mi Alonso Rubio Garcia escribano”.

Doc. 4

Documentos sobre las obras de  jaspe del presbiterio de la parroquia de Arjonilla.

A.H.D.J., Sección Pueblos. 1760-1761.

Doc. 4.1

Escritura de obligación de Pedro de Lamas, vecino de la ciudad de Jaén, de las obras de jaspe del presbiterio de la iglesia parroquial de Arjonilla.

1760, octubre, 31. Arjonilla.

“Digo io Pedro de Lamas vezino de la ziudad de Jaen estante en esta villa y maestro de canteria que me obligo a hazer el plan, gradas, presviterio  pulpitillos i frontal encarnado de piezas en cantidad  de ocho mil reales vellon haviendo de tener ziento setenta y siete varas i media de gradas planes i  vanquillos cuia obligazion hago vajo las condiziones siguientes:

Primera ha de ser de mi obligazion darla finalizada dentro de Jaen para sentarla.

Segunda  conduzirla desde dicha ziudad a esta parrochial a costa de su fabrica.

Terzera a mi quenta sentarla fuera del costo de mesclas que este ha de ser a quenta de dicha fabrica.

Cuarta que el primer plan ha de sentarse para la semana santa inmediate venidera, i lo restante para el dia de diez i seis de agosto del inmediato venidero de setezientos sesenta y uno.

Quinta que una terzera parte de dicha quantidad la he de perzivir luego que su  Majestad conzeda lizenzia para prinzipiarlo, otra terzera parte luego que este puesto el primer plan; i la ultima luego que se concluia.

Sesta que esta obra ha de ser arreglada a el diseño que se formo en esta villa i para en poder de el señor  provisor d,este obispado.

Septima que concluida dicha obra y sentada venga un maestro a reconozer si esta arreglada. Vajo de cuias condiziones me obligo en toda forma de derecho i me someto al fuero del señor provisor de este obispado que pueda obligarme a su cumplimiento, i a el obligo mi persona  y vienes havidos i por haver i para que conste lo firmo, i el señor prior de esta dicha parrochial, i su maiordomo de fabrica Arjonilla y octubre treinta y uno de mil setezientos i sesenta.

Don Christobal Castexon. Bº Antonio Manuel Gomez . Pedro de Lamas”

Doc. 4. 2

Carta de Cristóbal Castejón al obispo de Jaén, fray Benito Marín en la que se describe le proceso constructivo de las obras de jaspe del presbiterio de la iglesia parroquial de Arjonill. Se detallen los aprecios, los diseños de Pedro de Lamas y Tomás M. Caballero y otras circunstancias referentes a las mismas.

1760, diciembre, 19. Arjonilla

Ylustrisimo señor.

Mui señor mio, y de mi mayor venerazion en cumplimiento del mandato de vuestra señoria ilustrisima se fixaron en esta villa, y en esta ciudad edictos para la obra del presbiterio, y gradeado, pulpitillos, y frontal de piezas para la capilla mayor de esta Yglesia parroquial, vino Pedro de Lamas vezino de esta ciudad y hizo plantas de todo, y puso la obra en ocho mil reales despues parecio Thomas Cavallero vezino asimismo de esta ciudad y la puso en siete mil reales baxo las mismas condiciones, que havia puesto Pedro de Lamas: y siendo una de ellas que la obra avia de hacerse arreglada a la planta, que a este fin formo aqui, y la llevo para presentarlas ha venido segunda vez el dicho maestro Thomas Cavallero a formar segunda planta, y en esto puede aver reparo; por que la planta de este maestro podra tener la misma, o mas obra, que la que formo Pedro de Lamas, y en este caso no ay falta; pero si tiene menos obra, ai notable falta, y la rebaxa de los mil reales sera dudosa; y ai defecto pues falta la condizion de sujetarse a la planta de Pedro de Lamas, que fue la que se puso en ocho mil, y a la que el maestro Cavallero se sejeto, y dexo en siete mil reales.Y haviendose ya concluido el tiempo de los edictos lo hago presente a vuestra señoria ilustrisima para que me mande lo que tenga por mas conveniente, y conceda su licencia, para que se haga dicha obra, y quede esta Yglesia con la decendia posible para el culto de su Divina Magestad […] Arjonilla y Diciembre 19 de 1760. Ilustrisimo Señor Don F. Benito Marin[…] Christoval Castexon”.

Doc. 4.3

Carta de Don Cristóbal Castejón a Don Antonio de Miranda en la que se detallan determinados aspectos de   las obras de jaspe de la iglesia parroquial de Arjonilla, así como  las posturas y dibujos de los maestros Pedro de Lamas y Tomás M. Caballero.

1760, diciembre, 19.

“Mui señor mio y de mi mayor venerazion, aviendose cumplido el tiempo de los edictos de la obra de jaspe de esta Yglesia participo a v.s. como parecio el maestro Tomas Cavallero, y rebaxando mil reales de la postura que hizo Pedro de Lamas, y la dexo en siete mil baxo las mismas condciones, que la puso el maestro Lamas; y siendo una de ellas, como v.s. vera por el papel adjunto, que la obra se avia de hacer segun las plantas de gradeado, presbiterio, pulpitillos; y banquillos del presbiterio, que todas las formó aquí, y se las llevo para presentarlas ante v.s; no obstante ha buelto el dicho maestro Cavallero a tomar nuevas medidas para formar nueva planta: y en esto se me ofrece el reparo, que las plantas del maestro Cavallero podran tener la misma, o mejor obra, que las del maestro Lamas, y en este caso no avra falta; pero si tienen menos obra, y menos trabajo en este caso la rebaxa sera ninguna, pues la obra será menos: Este mismo reparo le hago presente a su Señoria […] Quando el maestro Lamas hizo la postura, y puso las condiciones dixo que las plantas que avia formado aqui, las avia entregado a v.s y por eso se condicionó, que avia de arreglarse a las plantas, que paraban en poder de v.s. segun lo aseguraba el maestro Lamas […] Arjonilla y Diciembre 19 de 1760. Cristoval Castexon. Sr. Don Antonio Miranda”.

Doc. 4.4

Declaración de Tomás Manuel Caballero, vecino de la ciudad de Jaén, en la que se relata la obligación de ejecutar las obras de jaspe del presbiterio de la iglesia de Arjonilla con arreglo a determinadas condiciones y diseño, en la cantidad de 7000 reales de vellón.

1761, enero, 4. Jaén.

“En la ciudad de Jaen a quatro dias del mes de henero de mil setezientos sesenta y un años ante mi el notario y testigos infra escriptos parezio Thomas Manuel Cavallero vezino de esta ciudad a quien doy fe conozco y dijo tiene hecho postura a la obra de jaspe que se a de ejecutar en la Parroquia de la villa de Arjonilla segun se manifiesta por la antezedente dicha que tiene firmada en cuya ocasion no se tuvo presente el diseño de la referida obra, el qual se le a manifestado por el presente notario y enterado de el y de sus condciones y que son las antezedentes se obliga a hazer la relacionada obra, con las circunstanzias colores de piedra y demas requisitos que se manifiestan por el enunciado diseño en la cantidad de los siete mil reales que la tiene puesta; y sienpre que le sea reamtada se obligara en forma […] y a satisfazion del Señor Provisor y Vicario de este obispado y a ello se obliga en toda roma con su persona y vienes havidos y por haver […] y asi lo otorgo y firmo[…] Thomas Manuel Caballero Ante mi Juan Miguel Dominguez”

Doc. 4. 5

1761, abril, 16. Arjonilla.

Escritura suscrita por Tomás de Quesada y Moya, párroco de la Enrcarnación de Arjonilla,  y Tomás Manuel Caballero para realizar la obra de jaspe del presbiterio de dicha iglesia.

“ En la zuidad de Jaen a diez y seis de abril de mil setezientos sesenta y un  años ante mi el notario y testigos  infra escriptos parecio don Thomas de Quesada y Moya presvitero d,esta ciudad y  Thomas Manuel Cavallero  vezino de ella a quienes doy fe que conozco  juntos y de mancomun […] / […] dijeron que por quanto  a el expresado Thomas Manuel Cavallero le a sido rematada la obra que se a de hacer en la yglesia  parroquial de la villa de Arjonilla para maior adorno de ella en el plan gradas presviterio pulpitillos, y frontal encarnado de piezas segun se demuestra en el diseño que se halla firmado del zitado Thomas Manuel Cavallero, y se pone por caveza d,esta escritura en siete mill  reales de vellon con las condiziones que se contendran, y la de dar fianza de satisfacion del señor provisor y vicario general d,este obispado para su ejecucion la que los  otorgantes quieren hazer y poniendolo en efecto en aquellos mejores modo via y forma que por derecho aya lugar estando ciertos y savedores del que en este caso les compete: por la presente se obligan a ejecutar la relacionada obra  segun y en la forma que se demuestra en el enunciado diseño, la qual se reduce a ciento sesenta y siete varas y media de gradas planes y banquillos de jaspe negro blanco y encarnado con los embutidos que se demuestran como dicho queda en el referido diseño vien pulimentada travajada y arreglada a arte de la profesion, y con la condicion que a de ser de quenta de los otorgantes el sacar la piedra, conducirla a esta ziudad, travajarla  y pulimentarla  de todo lo necesario, y darla sentada y perfectamente concluida en la referida yglesia.

Ygualmente es condizion que por parte de la fabrica de la enunciada yglesia se a de costear y portear toda la piedra que para la dicha obra se necesitase desde esta ciudad a la referida villa y su yglesia como tamvien, el costo de las mezclas que es nezesario para sentarla: esto es en los carros cavallerias y gente que conbenga para dicha conducion.

Asimismo es condizion se le a de dar a los otorgantes para aprincipiar la enunciada obra la tercera parte de los siete mil reales en que fue rematada otra tercera parte luego que este puesto el primer plan y la ultima concluida y perfectamente acavada toda la prezitada obra.

Es condicion que el dicho Thomas Cavallero a de travajar por sy y las demas personas que de su quenta busque la citada obra y la a de dar concluida en esta ziudad de su quenta cargo y riesgo para el dia ultimo del mes de julio del año que viene de mil setezientos sesenta y dos  desde donde se a de conducir a la citada villa de quenta y a costa de la nominada fabrica como expresado queda.

Ultimamente es condicion se a de ver y reconocer la antedicha obra concluida que sea por peritos y personas de satisfacion que nombre el mayordomo administrador de la citada fabrica, o el señor provisor y vicario general de este obispado y hallandose arreglada, y perfectamente concluida se les a de dar y satisfacer a los otorgantes la ultima y tercera parte de los siete mill reales en que le a sido rematada.

En la conformidad referida, y vajo de las enunziadas condiziones se obligan a hacer costear y perfeccionar hasta  dejar sentada la obra por los referidos siete mil reales de vellon en que a sido rematada […] / […]y así la otorgaron y firmaron siendo testigos Thomas de Morales, Pablo de Moreno y Miguel Crespo vezinos de esta ziudad.

Don Thomas de Quesada i Moia. Thomas Manuel Cavallero”.

BIBLIOGRAFIA:

ARANDA DONCEL, J. Los Agustinos Recoletos en Andalucía. El convento de San Nicolás de Tolentino de la villa de Luque (1626-1835). Madrid, 2015.

DOMÍNGUEZ CUBERO, J. De la tradición al clasicismo pretridentino en la escultura jiennense. Jaén, 1995.

DOMÍNGUEZ CUBERO, J. “Ensayos arquitectónicos y realidad de Andrés de Vandelvira en el santuario de la Virgen de la Cabeza”. Boletín del Instituto de Estudios Giennenses (Jaén) 193 ( 2006) 45-62.

DOMÍNGUEZ CUBERO, J. Sobre el patrimonio histórico-artístico urgabonense. Estampas de Arjona. Jaén, 2016, 170, 323.

GALERA ANDREU,P .A.  Arquitectura de los Siglos XVII y XVIII en Jaén. Granada, 1977.

GALERA ANDREU, P. A. “Clemente Ruiz, un rejero andaluz del siglo XVII casi desconocido”. Boletín de Arte (Málaga) 6 (1985) 41-53.

LÁZARO DAMAS, Mª. S. “El retablo mayor de la iglesia parroquial de Arjonilla. (Jaén). Cuadernos de Historia (1983). Jaén, 49-72.

LÓPEZ-GUADALUPE MUÑOZ, M.L. y LÓPEZ-GUADALUPE MUÑOZ, J. J., Nuestra Señora de las Angustias y su Hermandad en la época moderna. Granada, 1996.

LÓPEZ-GUADALUPE MUÑOZ, J.J Altar Dei: los frontales de mesas de altar en la Granada barroca. Madrid: Fundación Universitaria Española, 2001.

LÓPEZ-GUADALUPE MUÑOZ, J.J. “Los mármoles polícromos en el Barroco granadino. Novedades sobre el cantero Salvador de León”. Cuadernos de arte de la Universidad de Granada (Granada) 46 (2015) 59-79.

LUQUE COLOMBRES, C., La villa de Luque en 1792. Descripción documental. Córdoba, 1973

MORENO HURTADO, A. “Apuntes para un estudio de la aportación del mármol rojo de Cabra al Barroco andaluz”. El Barroco en Andalucía, T. VII. Córdoba, 1987,  86 y ss.

ORTEGA SAGRISTA, R. “La iglesia de San Ildefonso.(Jaén, siglos XVI a XVIII”. Boletín del Instituto de Estudios Giennenses 22(1959), 41-85.

RIVAS CARMONA, J. Arquitectura y policromía. Los mármoles del Barroco andaluz. Córdoba, 1990.

RIVAS CARMONA, J. “Significación de los mármoles del Barroco Andaluz”, en Congreso Internacional Andalucía Barroca. I . Arte, Arquitectura y Urbanismo. Actas.

2007, 209-224.

ROMERO DE TORRES, E. Catálogo de los Monumentos Históricos y Artísticos de la Provincia de Jaén.1913-1915.Inédito.

RUEDA JÁNDULA, I. “La ermita de Jesús Nazarreno”. Arjonilla. Al pie de la Parroquia 29 (1995), 10-11.

RUEDA JÁNDULA,I. “Sobre el origen de nuestro templo parroquial: nuevas aportaciones históricas”. Arjonilla. Al pie de la Parroquia 32 (1995), 13.

RUEDA JÁNDULA, I. “La fundación del concento franciscano de Santa Rosa de Viterbo en Arjonilla: el testamento de don Luis Díaz de Aguilera”. Boletín del Instituto de Estudios Giennenses 171 (1999), 241-292.

 RUIZ CALVENTE, M., “Precisiones sobre los retablos de San Benito y San Antonio Abad de la iglesia parroquial de San Ildefonso de Jaén”. Senda de los Huertos (Jaén), 61-62( 2001), 65-74.

SEGADO UCEDA, M. J. “El pintor Matías Ruz y los lienzos realizados para el retablo de la iglesia parroquial de la Encarnación de Arjonilla”. Iberian  7 (2013), 51-64.

ULIERTE VÁZQUEZ, L. DE, El retablo en Jaén(1580-1800). Jaén, 1986.

* Miguel Ruiz Calvente (miguelruizcalvente@hotmail.es). Grupo de Investigación HUM. 573:”Arquitecto  Vandelvira”. Universidad de Jaén.

[1] RUEDA JÁNDULA (1995,13).

[2] Sobre la destrucción del patrimonio religioso de Arjonilla: Archivo Histórico Nacional (A.H.N.). FC-Causa General. 1007. Exp. 11-12.

[3]Archivo Histórico Diocesano (A.H.D.J.), Sección Pueblos. Arjonilla. Relación de documentos sobre el estado de conservación del chapitel de la torre parroquial de la Encarnación. 1900-1902:

3.1.- Carta del obispo de Jaén al alcalde de Arjonilla (21 de noviembre de 1900), en la que se da por enterado del escrito sobre la situación de la torre de la parroquial, solicitándole que le remita informe sobre la necesidad de su reparación y el estado en que se encuentra dicha torre. 3.2.- Certificado de  Hipólito Pérez García,  maestro práctico de obras y carpintería de la villa de Arjonilla (26 de noviembre de 1900) :”[…]Reconocido por mi el chapitel de la torre de la parroquial de la misma, resulta que sus maderos y cubiertos de plomo se encuentran de una parte completamente destruidos y de otra amenazando ruina por lo que a mi juicio su reforma tiene que ser completa para que la obra resulte perfectamente hecha y el presupuesto que a continuación se expresa lo he calculado en la suma de siete mil setecientas pesetas […]” 3.3.- Carta del alcalde de Arjonilla al Obispo de Jaén (27 de noviembre de 1900), en la que le refiere que es de extrema urgencia la reparación de dicha torre y especialmente el chapitel, que constituye un grave peligro, pues carcomidas las maderas y perdida la memoria del tiempo en que no se ha reparado, puede precipitarse sobre el templo ocasionando mayores males. 3. 4.- En otra carta de la Alcaldía al Obispo (30 de noviembre de 1900), se reafirma de la gravedad del estado del chapitel, precisándose -además- que todo el templo necesita restauración. 3.5.- Escrito del Ministerio de Gracia y Justicia al Obispo de Jaén (8 de agosto de 1901) con la valoración del  proyecto de restauración del chapitel, que alcanzó 7700 pesetas.  3.6.- Carta del arquitecto diocesano Justino Flórez Llamas, de 16 de septiembre de 1902, al Obispo de Jaén, en la que le comunica el envío del proyecto de la reparación de la iglesia parroquial de Arjonilla.

[4] ( A.H.D.J.), Sección Pueblos. Arjonilla. Librillo de Cuentas de Fábrica. 1586, noviembre, 17.

[5] Juan Martínez estuvo encargado de la obra de la parroquia de la villa de Arjonilla; a él se le atribuye  “[…] el candente clasicismo vandelviriano que desprende la portada de los pies o del Perdón de la gran iglesia parroquial de la Encarnación […] “ de dicha villa. Vid: DOMÍNGUEZ CUBERO (2006:60-61).

[6] Sobre el desaparecido retablo mayor de la parroquia de Arjonilla: ROMERO DE TORRES (1913-1915:753). LÁZARO DAMAS (1983:49-72). ULIERTE VÁZQUEZ (1986: 280). DOMÍNGUEZ CUBERO (1995:224-226, 235-236). SEGADO UCEDA (2013:51-64) Archivo del Instituto del Patrimonio Cultural de España (AIPCE). Sección Junta de Incautación del Tesoro Artístico. Informe de las visitas realizadas por la Junta a la provincia de Jaén en 15 de octubre de 1938 (JTA 20/52) :”Arjonilla. Iglesia parroquial. Retablo de esculturas. Perdido”.

[7] A.H.P.J., Protocolos Notariales. Escribano B. Viedma, leg. 876, fol. 703 y ss. Francisco Cano –oriundo de La Mancha- casó con una de las hijas de maese Blas Bliñón y trabajó en su taller.

[8] Ministerio de Educación Nacional. Dirección General de Bellas Artes. Comisaria General del Servicio de Defensa del Patrimonio Artístico Nacional (P.A.N). Expediente de devolución número 2.399. Parroquia de Arjonilla (Jaén). Recibo de la entrega en calidad de Depósito de los siguientes objetos clasificados: 1.-Corona,  nº 1126. 2.- Custodia, nº 1200. 3.- Portapaces, nº  1224-1226. 4.- Puerta de Sagrario, nº 1262. 5.- Cruz, nº 2166. 6.- Corona, nº 2486. 7.- Rostrillo, nº 1135. 8.- Concha, nº 1328. 9.- Cajita, nº 2215. 10.- Pebetero, nº 2066. 11.- Láminas con los números 1349-1340-1302-13086 (1806). 12.- Atril, nº 2531. Madrid, 14 de enero de 1941. Firmado el recibí por Andrés Trillo Marín. Expediente número 2399.Recibo nº 3606. Entrega al Cura Párroco de Arjonilla en calidad de Depósito, del Museo Arqueológico Nacional, 1.- Jarra de plata del siglo XVII de estilo barroco, nº de fotografía R.3-14, sin clasificación. La pieza relacionada en la presente acta figuró en la Exposición de Artes Decorativas organizada por Orden Ministerial de 20 de agosto de 1940. 14 de mayor de 1942. Firmado el recibí por Andrés Trillo Marín. Expediente  2399, recibo 3737. Entrega al curo párroco de Arjonilla del depósito del Museo Arqueológico. Madrid, de los objetos que a continuación se relacionan los cuales jura por Dios y por su honor reconocer como de su absoluta propiedad: 1.- Acetre de plata en su color del siglo XVII, nº de fotografía R. 60-14-15, sin clasificación. 2.- Naveta de plata del siglo XVII, estilo renacimiento, nº de fotografía R.8-13, sin clasificación.  3.- Cáliz de plata del siglo XV, estilo gótico, nº de fotografía R.61-5, sin clasificación. Las piezas relacionadas en la presente acta figuraron en la Exposición de Artes Decorativas organizada por Orden Ministerial de 20 de agosto de 1940. El cáliz de la presente acta se da de baja por pertenecer a Aragón. Madrid, 12 de junio de 1942. Firmado el recibí por Andrés Trillo Marín.

[9]A.H.P.J., Protocolos Notariales. Escribano Jerónimo de Herrera, leg. 1208, fols. 327vº-328rº. 1630, octubre, 20. Jaén.

[10]A.H.D.J., Sección Pueblos. Arjonillla. Año 1638.

[11]AH.P.J., Protocolos Notariales. Escribano Cristóbal de Mírez, leg. 1756, fol. 451rº-451vº. 1673, mayo, 20. Jaén.

[12]A.H.P.J., Protocolos Notariales. Escribano Cristóbal Jiménez, leg. 3665, fol. 8rº. 1694, enero, 17. Arjonilla.

[13]A.H.P.J., Protocolos Notariales. Escribano P.M. de Aguilera, leg. 3669, fol. 184vº-185rº. 1709, septiembre, 19. Arjonilla.

[14]A.H.D.J., Sección Pueblos. Arjonillla. S. XVII. Pedro de Quintana, maestro de cantería avecindado en Andújar, intervino en cierta obra de la iglesia parroquial de Marmolejo en torno al año 1633.

[15]A.H.D.J., Sección Pueblos. Arjonillla. 1712 y 1713.

[16]A.H.D.J., Sección Pueblos. Arjonilla. 1711-1712.

[17] A.H.D.J., Sección Pueblos. Arjonilla. 1712.

[18]A.H.D.J., Sección Pueblos Arjonilla. 1732. El mayordomo en otro documento da relación de los gastos invertidos: composición del órgano, 400 ducados; gastos diversos en ropas que especifica; para las puertas de la iglesia compró tablones de nogal en Alcaudete ; en cuanto al enladrillado de la iglesia, opina que deben de contribuir los que tengan sepulturas; especifica que el remedio de la capilla mayor es en la parte exterior, para lo cual ya tiene la cal, pero según el maestro no era tiempo de acometer la obra. En resumidas, son obras menores, destacando las ropas, que no he incluido aqui por escapar a la investigación

[19]Sobre la villa de Luque y la riqueza de sus canteras de mármoles o jaspes (rojo, negro y la piedra ágata): LUQUE COLOMBRES (1973). LÓPEZ GÓMEZ y MANSO PORTO (2006). (Vid al respecto: LÓPEZ-GUADALUPE MUÑOZ (2015: 64, nota 5).

[20] A.H.P.J., Protocolos Notariales. Escribano Alonso Rubio y García, leg. 3681, fols. 85rº-86vº. 1743, julio, 10. Arjonilla.

[21] RUEDA JÁNDULA(1995:10-11)

[22] LÓPEZ-GUADALUPE MUÑOZ (2015: 59-79)

[23] ARANDA DONCEL (2015: 306-308). LÓPEZ-GUADALUPE MUÑOZ (2015:61, y 2001 )

[24] LÓPEZ-GUADALUPE MUÑOZ y LÓPEZ-GUADALUPE MUÑOZ (1996: 155)

[25] Esta bella pila bautismal gallonada es hermana de otra, que podemos atribuir también a Rodrigo de Aranda Salazar, conservada en la capilla del baustismo de la parroquia de Lopera (Jaén).

[26]El 23 de junio de 1776 Juan Ramírez y Juan Antonio del Castillo, vecinos del lugar de Balenzuela, jurisdicción de la villa de Baena y residentes en Arjonilla,  “[…] obligavan y obligaron a poner en esta villa y en el Panteon que se esta fabricando en la iglesia parrochial todo el yeso que se nezesite para  su fabrica hasta que este perfectamente conclusa a prezio de tres reales y medio cada fanega que se les pida […]”.(A.H.P.J., Protocolos Notariales. Escribano Bartolomé Santos de Merida, leg. 3695, fols 136rº-137rº. 1776, junio, 23. Arjonilla).

[27] A.H.D.J., Sección Pueblos. Arjonilla. Documentos, con sus dibujos, de los jaspes de la iglesia parroquial de la Encarnación. Siglo XVIII.

[28] A.H.D.J., Sección Pueblos. Arjonilla. 1761, enero, 26.

[29] Sobre Alonso de Lamas y Palma: GALERA ANDREU (1977:316,346). RUIZ CALVENTE (1990:41-53).

[30] Ortega y Sagrista (1959:62).

[31] En Granada y Córdoba son empleados estos aplacados en los frontales de altar (RIVAS CARMONA:1990, 2007: 209-224), aunque también los encontramos en las portadas de la iglesia conventual ubetense de la Trinidad y en la portada de la antigua iglesia del Hospital de San Juan de Dios de Linares (GALERA ANDREU (1977:254-256, 303-305)

[32] Por este tiempo, concretamente en torno a 1777, se alhajó en mármol rojo el presbiterio del Santuario de los Santos, en Arjona, por suerte conservado. (DOMÍNGUEZ CUBERO (2016: 170, 323). El conjunto marmóreo está conformado por: un frontal de altar con el escudo de la Villa, zócalo, escalinata, lozado y pie de púlpito.

[33] RUEDA JÁNDULA (1999:241-292).