Hace unos días, analizando el mural cerámico existente en los Reyes, veíamos que se reflejaban en el mismo las principales actividades económicas de nuestro pueblo. Y comenzamos haciendo referencia a la principal de ellas en la actualidad, el cultivo del olivar.
      En esa misma ocasión decíamos que haríamos referencia a las otras actividades. Siguiendo en esa línea, recordamos hoy la actividad cerealista de Arjonilla, refiriéndonos, como suele hacerse en estos casos con el nombre de la actividad recolectora de la misma, la siega.
      Vamos a recordar esta importante actividad en nuestro pueblo en tiempos pasados, y lo hacemos apoyándonos únicamente en imágenes porque la obtención de unos datos relevantes para ello, nos llevaría mucho tiempo y no es el objetivo que nos planteamos en esta ocasión.
     Los jóvenes no, pero los que pasamos del medio siglo de edad, sí que podemos recordar aquellos veranos de siega. En primer lugar se hacían los duros trabajos de la siega, totalmente manuales, con hoz en mano y en época de excesivo calor. Después el traslado hasta las eras donde se producía una gran actividad para separar la paja del grano. Y a continuación, traslado de ambos productos. El trigo y la cebada en costales, así como la paja en jarpiles. Y cómo olvidar la subida de estos jarpiles hasta las cámaras de las casas utilizando las carruchas.
      En el mural ya citado, existente en los Reyes, la parte derecha está dedicada a la actividad segadora de los hombres y mujeres de Arjonilla.
 
 
 
 
 


 
 
 
 
 
      Y para recordar algunos de estos momentos, hemos recurrido una vez más al gran trabajo que nos legó nuestro querido paisano Antonio de Jaén en su gran película sobre la Arjonilla de 1959. Podemos apreciar imágenes de una cuadrilla de segadores/as, el traslado de la mies hasta la era, así como la trilla en la misma.