En los años 80 acudíamos al florecimiento de corrientes ecologistas que comenzaban a llamar la atención a los ciudadanos sobre la conveniencia de la conservación de nuestro medio ambiente.
     En aquel tiempo me encontraba ejerciendo la labor de director de la Casa Municipal de Cultura y entre las actividades programadas para el año 1984 se encontraba la celebración de la I Semana Ecologista que tuvo lugar del 14 al 20 mayo. Para ello conté con la colaboración de algunos jóvenes que por aquella época, interesados en temas culturales, acudían casi a diario por la Casa de Cultura para aportar su grano de arena. No me atrevo a citarlos por no caer en olvidos involuntarios.
     A continuación se inserta el programa realizado para promocionar la actividad en el que aparecen las actividades que se desarrollaron como conferencia-coloquio, proyecciones de cine, cross popular, excursión al campo, Día de la bicicleta, realización de murales en paredes del colegio y polideportivo y concurso de patios.
      De aquella semana guardo un recuerdo que os voy a contar y espero no disguste demasiado a su protagonista, seguro que no, dado su buen carácter. Entre aquellos jóvenes colaboradores antes citados se encontraba Mateo Víctor Martínez, actual miembro de la Policía Local que comenzaba a apuntar cualidades atléticas para la carrera. Incluimos en la programación una carrera en la que Mateo se presagiaba seguro vencedor. Me encontraba yo como juez de llegada  a la espera de que Mateo hiciese su aparición como vencedor de la carrera, cuando comienzan a llegar corredores y el gran esperado no lo hacía, y es que en la parte de atrás de la Casa de Cultura estábamos en obras y en el montón de arena Mateo no calculó bien, tropezó y le costó una caída que le impidió alzarse en vencedor tal y como muchos le esperábamos. Después sí vinieron años de éxitos para Mateo, a pesar de este mal comienzo.
 
 

Portada del programa de la I Semana Ecologista de Arjonilla

Reverso del programa